Aguas turbias en el Metropolitano

Fuente: RTVE.es

Final del partido, se acabó. Los atléticos dicen adiós a la temporada tras el partido en el Camp Nou. Pero esta no ha sido solo una temporada más, ha sido mucho más que eso.

Nos remontamos a agosto de 2018. El Atlético de Madrid hace oficial la contratación de Lemar, un jugador pretendido por media Europa y que ha escogido venir al Atlético de Madrid. Lo acompañan  Rodrigo Hernández (sucesor de Busquets) y un sustituto de garantías en la portería como Adán. Todo esto  armonizado por “La Decisión” de Griezmann de quedarse para ganar la “Gran Final en el Metropolitano”.

La temporada avanza, se gana la Supercopa pero el Atleti no acaba de funcionar, aunque gracias a la desastrosa temporada del Real Madrid, se postula como único candidato a presionar al intratable Barça. En la Champions, se pasa segundo de grupo después de perder 0-4 en Dortmund y empatar a cero en Brujas haciendo un partido pésimo.

En la Copa del Rey toca el Girona, en teoría un rival asequible a pesar de que el Atleti nunca le había ganado.

Pero de repente el cauce del río Manzanares empieza a crecer y la gente se empieza a poner nerviosa: La marcha de Godín al Inter empieza a circular por todos lados, Lucas es pretendido por el Bayern y Diego Costa se lesiona para tres meses. ¿Podrá Kalinic dar la talla?

A pesar de todo, el Atleti sigue con su filosofía, pero continua mezclando buenas y malas actuaciones: En Copa pierde contra el Girona tirando treinta ocho tiros a puerta pero en Champions se realiza posiblemente el mejor partido de toda la era cholista contra la Juve.

Mientras tanto las aguas turbias siguen apareciendo: Lucas cada día más cerca del Bayern y muchos jugadores en entre dicho: Griezmann no destaca, Kalinic no es suficiente, Lemar desaparecido, Oblak sigue salvando al equipo y por último se ficha a Morata, cuyo fichaje provocó ilusión y polémica a partes iguales.

Pero entonces llega la masacre de Turín, todo se viene abajo, el juego, la confianza, la filosofía y la afición.

Se empiezan a perder partidos, la gente desilusionada, Griezmann quiere irse, Godín casi confirmado por el presidente del Inter, Lucas vendido por ochenta millones al Bayern, Filipe sin renovar…etc. y todo llega hasta el partido de este fin de semana, donde tu mejor jugador se va expulsado a la media hora y tienes que jugar con un jugador menos durante ochenta minutos.

El Atleti tiene que hacer limpieza, posiblemente vaya a ser la revolución de vestuario más grande de los últimos años. La vieja guardia defensiva del Cholo tiene que dejar paso a una nueva estirpe de guerreros que continúen con esta filosofía.

Godín, Juanfran  y Filipe han representado una era futbolística que será irrepetible y que todos los aficionados rojiblancos recordarán con gran cariño y admiración, pero ha llegado el momento de darles las gracias por los servicios prestados con una ovación de despedida.

Ya se escuchan nombres: Alex Telles, Tagliafico, Héctor Herrera, Ruben Días….gente fresca y con la mente vacía para inculcarles una nueva religión monoteísta denominada Cholismo.

Ojalá la gente que venga tenga la capacidad para limpiar las aguas turbias y devolver a su cauce al equipo rojiblanco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s