Las batallas más absurdas de la historia (2/3): La guerra anglo-zanzibariana

¿Es posible que una guerra dure menos de una hora? Esto fue lo que ocurrió en la batalla anglo-zanzibariana

guerra

La guerra Anglo-Zanzibariana es un conflicto militar entre Gran Bretaña e Irlanda que ocurrió el 27 de agosto de 1896. Popularmente, esta disputa se conoce como la guerra más corta de la historia, pues transcurrió en un intervalo de entre 38 y 45 minutos. Nombrar a este enfrentamiento como ‘guerra’ trajo consigo un debate entre los que piensan que es una batalla aislada y los que consideran que a pesar de ser corta, tiene las características para ser considerada como tal.

El antecedente de la guerra fue la muerte del Sultán Hamad bin Thuwaini dos días antes del estallido. Este hombre era el responsable de la región de Zanzíbar (situada en Tanzania) y estrechó buena relación con el Imperio Británico. Todo el mundo – incluidos los ciudadanos británicos- acepto¡ó con agrado esta noticia excepto su primo Khalid bin Bargash, quien sostenía que no era buena idea ser tan gentil con los extranjeros.

A pesar de que no es segura la causa del fallecimiento de Hamad bin Thuwaini, todo apunta a que su primo le envenenó con el único objetivo de hacerse con el poder. Así, el 25 de agosto Khalid bin Bargash se proclamó heredero de la corona. Esta noticia no entusiasmo a los británicos, pues con este sultán las cosas se complicarían.

Una vez Khalid llego al poder, se produce una especie de revuelta por la cual los británicos instan al sultán a que abdique, a pesar de que este no iba a aceptar bajo ningún concepto. En cuestión de horas, Khalid reunió un ejército de 2.8000 hombres. Por otro lado, el bando británico consiguió reunir cinco naves de guerra, dos cruceros armados y dos cargueros de armas.

El sultán, conocedor de esta situación, se asustó. Intentó en el último momento negociar a través del embajador estadounidense, pero la relación no cuajo y la guerra comenzó el 27 de agosto de ese mismo año. La guerra comenzó con los bombardeos sobre el palacio. En esta coyuntura, el sultán se vio desesperado y con la posibilidad escasa de sobrevivir. Así, decidió abandonar el lugar y dirigirse a la embajada alemana pidiendo asilo político.

Después de 45 minutos de constantes bombardeos, finalizó el fuego una vez hundieron el barco del sultán. Los británicos pidieron a los alemanes que le entregaran al sultán. Este escapó y se exilió en Dar Es Salaam. Un tiempo después, fue capturado por los británicos y exiliados a Mombasa donde finalmente fallecería en 1925.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s