Adiós, amigo

Fuente: lavanguardia.com

Cincuenta años sin faltar a la cita, por tus aledaños al lado del río Manzanares sesenta mil personas paseaban con una camiseta rojiblanca para ver a su equipo jugar en tu césped.

Niños con la camiseta rojiblanca por las rodillas, te veían como algo gigante y ruidoso donde su equipo metía goles mientras su padre gritaba sin parar con la camiseta del doblete y una cerveza en la mano.

El sucio suelo gris, las incómodas butacas azules, rojas y blancas y las cáscaras de pipas entre las filas, te hacía único.

Has vivido muchas historias, muchos jugadores han tenido la oportunidad de pisar el verde: Gárate, Adelardo, Calleja, Futre, Simeone, Caminero, Luis, Kiko, Torres, Forlán, Abel….tantos y tantos nombres que han dejado su huella.

Nadie ha conseguido igualar el sonido que tus gradas hacían retumbar partido a partido y que hacía que los rivales temieran cada vez que pisaban el césped.

Has vivido como El Bayern de Múnich arrebataba una Copa de Europa a falta de treinta segundos para el final; has vivido las faltas de Luis, los córners de Pantic, las carreras de Torres; el descenso con Hasselbaink; los dos años en el infierno; a Jesús Gil pegando a presidentes e insultando a sus jugadores, has sido humillado en muchos derbis y has visto a tu equipo dividido.

Tantos momentos únicos, malos y buenos, hicieron de ti un lugar icónico del fútbol y un templo que toda persona que lo ha pisado, ha tenido que mostrar respeto.

Esto lo pudimos ver cuando Luis Aragonés, en un partido siendo entrenador de la Selección Española, vio al cuarto árbitro pisando el escudo grabado en el césped. En ese momento, Luis, un atlético de corazón, se olvidó por un momento de que era seleccionador y le dijo: “Usted dígame lo que quiera, pero no pise ese escudo que es el del Atlético de Madrid.”

Pero la llegada de un argentino en 2011 ha hecho que tus últimos años de vida hayan sido posiblemente, los mejores de toda la historia del Atlético de Madrid. Tu jubilación ha sido digna.

Tu despedida ante los hermanos bilbaínos fue un evento de unidad, de felicidad, de fiesta. Recibiste el homenaje que te merecías.

Ahora, más de seiscientos días después de tu último partido, te empiezan a tirar, comienza la cuenta atrás para que pases a la historia.

Adiós, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s