Las batallas más absurdas de la historia (1/3): La batalla de Karánsebes

¿Es posible iniciar una batalla en la que los dos bandos implicados sean del propio ejército? Esto fue lo que ocurrió en la batalla de Karánsebes

La historia es una disciplina que estudia los acontecimientos y hechos que constituyen el desarrollo de la humanidad desde sus orígenes hasta el momento presente. En este periodo de tiempo han tenido lugar muchos conflictos, guerras, tratados y todo lo que uno se pueda imaginar. En esta ocasión, os mostraré tres de las batallas más absurdas de la historia. De modo que el artículo no se alargue mucho, cada batalla se distribuirá en un artículo independiente y las dos restantes saldrán las siguientes semanas.

Resultado de imagen de batalla de karansebes    Fuente: ojoscuriosos.com // Reconstrucción de la batalla de Karánsebes.

La batalla de Karánsebes es un conflicto que tuvo lugar durante la guerra austro-turca entre los días 17 y 21 de septiembre de 1788, y enfrentaba al ejército austriaco frente a las tropas del Imperio Otomano. Según A. J Hoffinger, un ejército austriaco de aproximadamente 1000 hombres se dirigía hacia la ciudad de Karánsebes -situada en la actual Rumanía- con el objetivo de acampar y posicionarse en un lugar estratégico para la posible invasión del enemigo. Cabe destacar el hecho de que las tropas austríacas estaban formadas por pueblos sometidos, por lo tanto el ejército lo conformaban italianos, serbios, húngaros, rumanos y croatas.

Los húsares fueron los primeros en llegar de modo que exploraron y limpiaron el territorio de posibles enemigos, aunque apenas encontraron rastro de las tropas turcas. Por el contrario, apareció un grupo de gitanos que vendían aguardiente y los soldados no pudieron resistirse, pues les compraron unos cuantos barriles para beber mientras hacían tiempo hasta que llegasen los refuerzos. Más tarde llegaría un grupo de infantería que reclamó su correspondiente trago de aguardiente. No obstante, los húsares ya iban demasiado borrachos como para compartir sus barriles de licor; de esta manera comenzó una disputa entre los dos bandos que culminó con un disparo al aire.

En este momento los dos bandos estaban en una situación totalmente desconcertante. ¿De dónde había salido el disparo? Los rumanos creyeron que los turcos les estaban atacando, los húsares salieron corriendo y los oficiales austríacos intentaban poner orden al grito de: “Halt” (alto). Los soldados entendieron “Alá” –grito de guerra otomano- y comenzaron los disparos entre ellos hasta que decidieron que era el momento de emprender la huida.

Por último, me gustaría insistir en que si alguna que otra tarde te sientes improductivo, piensa que entre 500 y 1200 soldados austríacos murieron o salieron heridos después de una batalla entre ellos mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s