Niña migrante muere deshidratada bajo la custodia de EEUU

La niña murió ocho horas después de su detención de choque séptico, deshidratación y fiebre

nina-deshidratada-k7uF--620x349@abcMigrantes que tratan de llegar a EEUU. Fuente: EFE. 

Una niña de siete años procedente de Guatemala murió la semana pasada mientras estaba detenida por la policía fronteriza de Estados Unidos, según informó The Washington Post citando fuentes oficiales de este cuerpo. Fue detenida junto a su padre tras cruzar la frontera de Estados Unidos con México.

Según este departamento de la Seguridad Nacional, fueron detenidos la noche del pasado 6 de diciembre al sur de Lordsburg (Nuevo México) tras entregarse a los agentes junto a un grupo de otros 161 migrantes. Ella iba con su padre, Nery Gilberto Caal Cruz, de 29 años, según CNN. Lordsburg es la única localidad en una gran zona desértica a más de 250 kilómetros al oeste de El Paso (Texas), la única gran población en cientos de kilómetros de frontera. En esta zona, las temperaturas no superan los cero grados por la noche.

El viernes por la mañana, la niña fue identificada como Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin, de la región de Alta Verapaz. Llevaba sin comer ni beber varios días. Según la cónsul de Guatemala en Del Río había vomitado y había comenzado a tener fiebre en el camino desde su encuentro con los agentes hasta el centro de detención de inmigrantes. Y allí fue atendida por un equipo médico.

Hacia las 06.25 horas del día siguiente, unas ocho horas después de su detención, la niña empezó a tener convulsiones y fue trasladada con fiebre de 40,9 grados en helicóptero a un hospital de El Paso (Texas), donde llegó con paro cardíaco. En el hospital lograron reanimarla, pero murió horas después. Aunque la autopsia aún tardará algunas semanas, los médicos del Hospital Providence de El Paso indicaron que murió de choque séptico, deshidratación y fiebre. Y además, no queda claro si la niña recibió alimentos o atención médica a lo largo de la noche, antes de sufrir las convulsiones.

Un portavoz de CBP (Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos), Andrew Meehan, expresó al Post las condolencias de la agencia hacia la familia de la niña. “Los agentes de la Patrulla Fronteriza tomaron todas las medidas posibles para salvar la vida de la niña en las circunstancias más difíciles. Como padres y madres, hermanos y hermanas, nos solidarizamos con la muerte de cualquier niño”.

Las cifras de detenciones en la frontera de Estados Unidos subieron significativamente en 2018 respecto al año anterior, en el que se produjo una bajada sin precedentes nada más inaugurarse la presidencia de Donald Trump. La mayor parte de ese aumento se debe a la llegada de familias con niños.

El aumento de las llegadas de familias llevó al Gobierno de Trump a una política radical en la que empezó a separar a los niños de los padres, para que sirviera de disuasión. La reacción social contra esta práctica obligó a cancelarla a los pocos días y provocó el escrutinio de las condiciones en las que son detenidos los inmigrantes irregulares a lo largo de la frontera sur del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s