Los dulces navideños y sus orígenes

Queda menos tiempo para la Navidad y va llenando las calles, las casas e incluso los platos; pero ¿de dónde vienen los típicos dulces navideños que se consumen año tras año?

 

Los turrones, mazapanes, mantecados o los polvorones son algunos ejemplos de los dulces que más se consumen en estas fechas festivas; sin embargo, esta tradición de postres tiene un origen que se remonta muchos años atrás. A pesar de que existen diversas fuentes, se comentarán las más reconocidas.

 

Comenzando por los turrones, dulces hechos de almendras, piñones, avellanas o nueces, tostadas y mezcladas con miel y azúcar; tienen su origen, según la mayoría de los científicos, en la península arábiga, alrededor del siglo XI. Este postre comenzó a expandirse por las costas mediterráneas y llegó a España. Su elaboración fue especializada en el sur de la península, destacando así los conocidos turrones de Alicante (turrón duro) y de Jijona (turrón blando), verificando su existencia desde el siglo XVI.

 

Los mazapanes basan su origen, según algunos, en la Época Griega para celebrar la Pascua, otros los remontan a la evolución del “marcipane” italiano (pan de San Marcos) y, según otros, proviene la Alemania del siglo XIV con objetivo de afrontar la falta de pan. El mazapán contiene principalmente almendras, azúcar y huevo y fue utilizado en muchos lugares para combatir el hambre y nutrir a la población. En España destaca su producción en Toledo, donde los elaboran con especial cuidado y selección de sus ingredientes.

 

Por último, los polvorones y mantecados contienen ciertas similitudes entre ellos, de hecho, a menudo se denominan a los polvorones como los “mantecados navideños”. La principal diferencia entre ambos dulces es por la cantidad de harina y almendra, siendo más elevada en los polvorones. Esta diferencia fue creada para facilitar el mercado y, por lo tanto, el transporte de los mantecados, “modificándolos” en el actual polvorón para que llegasen más frescos a sus destinos. Sus orígenes se remontan al siglo XVI en el caso del mantecado y al siglo XIX en el caso del polvorón; ambos en Andalucía, en Estepa, donde actualmente destaca su producción.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s