“La unión hace la fuerza”

“La unión hace la fuerza”, lema originalmente utilizado por la República holandesa allá por el siglo XVI y entonado posteriormente por Bélgica tras su Revolución en 1830, encaja de manera exquisita a la hora de definir la reciente metamorfosis desarrollada por la selección nacional de Holanda en los últimos dos años.

Y es que si nos remotamos al 14 de octubre de 2015 y analizamos minuciosamente la alineación empleada por el por aquel entonces seleccionador, Danny Blind, en aquella derrota  ante el combinado nacional checo por 2 goles a 3; y la comparamos con la más reciente; tan solo cuatro jugadores repiten en el once: Memphis Depay, Wijnaldum, Van Dijk y Blind. Sin embargo, el posicionamiento en el terreno de juego cambió considerablemente en tres de los cuarto futbolistas: el primero pasó de ser extremo izquierdo a delantero centro; el segundo de volante de salida a mediapunta; y el cuarto, el más característico, de pivote defensivo a lateral izquierdo.

Lejos han quedado los Robben, Van Persie, Snejder y Huntelaar, entre muchos otros, héroes del subcampeonato en Sudáfrica y tercer puesto en Brasil.

Por el contrario, futbolistas mancebos como De Ligt y De Jong, (Ajax) y Bergwijn (PSV) se han hecho con un hueco en el once incial, gracias a excelsas y vistosas actuaciones en la Eredivise, seguidas semana sí y semana también por clubes como el Barcelona o el Real Madrid.

Bajo el comando de un histórico como Ronald Koeman, la unión de un grupo extraodinario y prometedor de jóvenes nacidos en los Países Bajos, forjada a base de golpes y reveses como la no clasificación a la Eurocopa de Francia y al flamante Mundial disputado en Rusia, está “haciendo la fuerza” y derrotando con contundencia y buen juego a las dos úlimas vencedoras del mayor título a nivel de selecciones. Especialmente el conjunto germano, que encajó 3 goles en el Johan Cruyff Arena.

Los resultados están ahí, pues, tras la victoria por 2 goles a 0 ante la campeona del mundo, el combinado nacional holandés está a un empate en Gelsenkirchen de eliminar a la Francia de Mbappé y a la Alemania de Kroos y clasificarse a la ‘final four’ de la Liga de Naciones.

Renovarse, reinventarse, rejuvenecerse… Son conceptos clave que recitan diariamente los eruditos de este maravilloso deporte cuando debaten en platós de TV. Todos ellos llegan a la misma conclusión: cambio generacional. Idea que se está aplicando, y con éxito, en los alrededores de Zeist, donde se encuentra la sede de la Real Federeación Holandesa de Fútbol.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s